Historias asombrosas

10 leyendas urbanas cortas de terror que se oían en el instituto

 

Recuerdo que mi afición por las leyendas urbanas empezó en el instituto. En los recreos escuchaba todo tipo de historias alucinantes que ponían mi imaginación a trabajar. Se trataba de leyendas urbanas cortas, de miedo en la mayoría de los casos, pero también las había graciosas o simplemente escatológicas.

Las de terror eran mis favoritas. Esas historias resultaban difíciles de creer, pero bien contadas te dejaban con una sombra de duda. Muchas aún siguen frescas en mi memoria, aunque algunas me impresionaron más que otras. Aquí tienes mi selección de leyendas urbanas cortas de terror que se oían en el instituto (e imagino que se seguirán oyendo).

 Leyendas urbanas cortas de terror: Top 10

#10 El maniaco fugado

Esta historia tiene muchas variantes, aunque todas se parecen. En mi versión favorita, una chica se encuentra sola en casa durante una noche tenebrosa. Está viendo la tele cuando de repente dan la noticia de que un loco homicida se ha escapado del psiquiátrico local. La noticia la deja algo inquieta, por suerte tiene a su fiel perro para protegerla de cualquier peligro.

La chica se va a la cama, pero por la noche la despiertan unos ruidos raros. Presa del temor, estira el brazo fuera de la cama palpando el aire. Solo se tranquiliza cuando nota el cariñoso lametón de su perro. Los ruidos desaparecen.

A la mañana siguiente encuentra al perro degollado, y en la pared un mensaje: “los locos también sabemos lamer”.

#9 El final de Doraemon

Doraemon fue una de esas series míticas de nuestra infancia. Solíamos preguntarnos cómo acababa la serie, pues nunca se emitió un último capítulo. Las malas lenguas aseguraban que al final de la serie se descubría que Novita era un niño en coma y que todo había sido fruto de su imaginación. Otros decían que Novita era autista y Doraemon su amigo imaginario.

Todas las versiones coincidían en que Novita tenía algún tipo de enfermedad grave y sus aventuras con Doraemon eran su forma de escapar a la cruda realidad. Las especulaciones iban más allá y decían que el trágico final había desatado una ola de suicidios infantiles en Japón, lo que explicaba que el final se hubiera censurado en otros países.

En realidad Doraemon no tiene final conocido. Uno de sus creadores murió y el canal decidió no continuar con su obra.

#8 Snuff Movies

Supongo que ya sabes lo que es una snuff movie. Bueno, por si las moscas te lo explico. Se trata de una película donde el protagonista es asesinado, torturado, violado o mutilado. En definitiva, sometido a mil y una perrerías. Lo terrorífico es que todo lo que pasa en esas grabaciones es real.

Siempre hay alguien que afirma haber visto una de estas cintas, o conocer a alguien que la ha visto. En internet existen miles de supuestas snuff movies, todas ellas de muy dudosa veracidad. Lo cierto es que lo más parecido que tenemos son los videos de ejecuciones que difunden los pirados del DAESH.

#7 Llamada desde el Más Allá

He escuchado esta historia varias veces, y de personas distintas. Cuentan que una mujer extraña en casa cuando recibía la llamada de su hijo. La conversación fue algo extraña, y la despedida más cariñosa de lo habitual, con un te quiero al final. Unos minutos después el teléfono vuelve a sonar. Esta vez es la policía, que informa a la madre de que su hijo ha muerto hace una hora en un accidente de tráfico. ¿Cómo te quedarías tú?

Ya he oído variantes en las que el difunto se despide de sus seres queridos a través de un mensaje de WhatsApp. Se ve que es más barato que las llamadas desde el Más Allá.

#6 Arañas tropicales

Algunos encuentran esta leyenda urbana bastante más asquerosa que terrorífica, pero allá va. Se trata de la historia de una chica que fue de vacaciones a un país tropical. Volvió muy contenta del viaje, pero con una fea picadura de mosquito en el cuello. O ella pensaba que era de mosquito, porque conforme pasaban los días, la picadura se hinchaba y tenía peor aspecto.

Finalmente la chica decidió ir al médico. Pero cuando la enfermera pinchó la picadura con una aguja para que saliese todo el pus, lo que salió fue una miríada de minúsculas arañas que puso a todo el mundo en fuga. ¿Lo ves? Ya te dije que la historia era asquerosa.

En otras versiones las arañas no salen de una picadura en el cuello sino de unas plantas que vienen desde Brasil.

#5 Bienvenido al mundo del SIDA

Esta leyenda urbana es particularmente perturbadora porque le puede pasar a cualquiera. Y es que dicen que hay que tener mucho cuidado al sentarse en la butaca del cine, porque en algunas salas los drogadictos con VIH dejan jeringuillas usadas escondidas en el asiento. ¿Para qué? Para que la gente se pinche con ellas y se contagie. La jeringuilla viene acompañada con una notita que dice: Bienvenido al mundo del SIDA.

Sin duda una forma muy cruel de vengarse de la sociedad que les margina, pero por suerte no hay ningún caso documentado.

#4 Los ladrones de órganos

Seguro que esta la has oído. Un chico sale de fiesta y en la discoteca se encuentra con una chica muy, pero que muy  atractiva. Para su sorpresa, el bombón parece fijarse en él, incluso le anima a beber algo juntos. Como si fuera un sueño o el guion de una peli porno, los dos terminan en un motel.

Hasta aquí todo genial. El problema viene a la mañana siguiente, cuando el chico se despierta en la bañera con una enorme cicatriz en el abdomen y sin recordar nada de la noche anterior. Por supuesto la chica ha desaparecido. Alarmado se dirige a Urgencias, y allí descubre que le han extraído  un riñón.

La moraleja es clara, no te fíes de nadie, y menos de noche. Aunque es de esperar que los ladrones de órganos, de haberlos, actúen en entornos más limpios que una habitación de motel.

#3 Slenderman

El de Slenderman es uno de los disfraces que más he visto en el último Halloween. Quienes lo han visto describen a un hombre muy alto, con brazos extremadamente largos, rostro blanco sin rasgos y siempre vestido de traje negro. Esta criatura se dedica a acechar a la gente, especialmente a niños pequeños. Se dice que su sola presencia provoca paranoia, pesadillas y delirios acompañados de hemorragias nasales.

Slenderman surgió como personaje en un foro de historias de terror y se hizo popular rápidamente, hasta el punto de que ha motivado los ataques de algunos perturbados. Por ejemplo, en estados Unidos un par de niñas quisieron apuñalar a otra para rendir culto a Slenderman. Para que veas cómo está el mundo.

#2 La chica de la curva

Vas conduciendo de noche por una carretera poco transitada cuando de repente ves a una chica haciendo autoestop en el arcén. La recoges, extrañado por verla allí a esas horas. Es guapa, pero muy poco habladora. En un momento determinado del viaje, la chica se empieza a poner muy nerviosa. Intentas tranquilizarla, pero entonces ella señala al cristal y dice: “en esa curva me maté yo”.

Efectivamente, hay una curva muy cerrada justo delante y si no es por el aviso no te habría dado tiempo a girar para no salirte de la carretera. Una vez pasado el susto llega otro mayor, porque la chica ya no está. Se ha esfumado.

¿Te suena la historia? La chica de la curva es posiblemente la leyenda urbana que todos hemos oído alguna vez.

#1 María Sangrienta

María Sangrienta, Blody Mary, Verónica, La chica del espejo… La protagonista de esta leyenda urbana tiene diferentes nombres según la parte del mundo. María Sangrienta o Verónica es una chica que murió de forma trágica tras una sesión de Ouija y cuyo fantasma sigue atrapado en nuestro mundo. Dicen que si por la noche te pones delante del espejo del baño con una vela y dices su nombre tres veces, aparece y te mata. En otras versiones de la historia, Verónica se contenta con arrancarte los ojos.

Invocar a Maria Sangrienta en los baños de casa o del instituto era una ritual para demostrar tu valor. Lo cierto es que aunque yo no creo en esas cosas, aún no he tenido las agallas de llamarla.

¿Qué otras leyendas urbanas cortas de terror has escuchado en el instituto? Compártelas en los comentarios.

(Visited 572 times, 1 visits today)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no se publicará.