Gabardina hasta en verano, pistola sobaquera, sombrero de fieltro, un vaso de whisky en una  mano y un cigarrillo a medio terminar en los labios… Son solo algunos de los clichés sobre los detectives privados que nos han vendido en el cine de Hollywood y en la literatura. Sin embargo, y digan lo que digan, la realidad no siempre supera a la ficción. He aquí algunos de los mitos más frecuentes sobre el mundo de los detectives privados:

Los detectives se pasan el día resolviendo asesinatos y robos o buscando desaparecidos

Mentira. Si creías que todos los casos de los detectives eran como los que lees en las novelas de  Dashiell Hammett o ves en los episodios de Colombo, siento decepcionarte. Las investigaciones que llevan a cabo los investigadores privados en la actualidad suelen ser más triviales. La mayoría tienen que ver con fraudes a empresas, por ejemplo las bajas fraudulentas. Así que pasan más tiempo investigando si Manolo está realmente mal de columna y no puede trabajar que si Richard mató a su esposa y escondió el cadáver.

Las labores del detective también parecen ir por modas. Así asuntos como la investigación de infidelidades han bajado mientras que aumentan la vigilancia de los padres sobre lo que hacen sus hijos.

Cualquiera  puede ser detective privado

Mentira. Los libros de aventura nos hicieron creer que para dedicarse a la profesión detectivesca solo se necesita ingenio y un grupo de amigos o un perro con muy buen olfato. Pero para ser detective privado no basta con pedir una licencia y leerse todos los libros de Sherlock Holmes.

En España cualquiera que quiera dedicarse a la profesión detectivesca debe ser mayor de edad, estar libre de antecedentes penales, superar las pruebas necesarias y estar en posesión del diploma de detective privado (diploma que se obtiene tras cursar al menos tres años de las enseñanzas reconocidas por el Ministerio del Interior como válidas para dedicarse a la profesión), entre otros requisitos.

Los detectives privados actúan al margen de la ley

Mentira.  La actividad de los detectives privados es quizás una de las más reguladas por la Ley. Los límites legales  están claramente definidos y marcan lo que un detective puede o no puede hacer. De hecho, los detectives están obligados a colaborar con la policía. Además dependen directamente de la Unidad Nacional de Seguridad Privada, del Cuerpo Nacional de Policía.  

Solo los hombres son detectives privados

Mentira. Lo cierto es que cada vez hay más mujeres detectives. La propia asociación del ramo en nuestro país (APDPE) está presidida por una mujer, Eva Grueso. Por si fuera poco, los datos apuntan a que ahora mismo hay más mujeres que hombres formándose para ser detectives. Así que parece que de hecho a las mujeres les llama más la atención.

Los detectives privados son gente atormentada con problemas personales.

Mentira. ¿Por qué en televisión siempre se retrata al detective como alguien solitario, con problemas legales o a adicto a algo? Seguramente por hacer al personaje más interesante para la audiencia. No conozco a todos los detectives de España, pero me atrevo a decir que la mayoría tiene una vida completamente normal fuera del trabajo.

Estos son los falsos mitos sobre detectives que se suelen escuchar por ahí. ¿Qué te han parecido? Cualquier comentario será bien recibido, y si te ha gustado el artículo, no dudes en compartirlo.