Historias asombrosas

Cómo matar a un vampiro

De hecho, sería más correcto decir que un vampiro no envejece, no enferma y tiene un enorme poder de curación. Pero, pueden morir de muchas formas. Si quieres saber cómo matar a un vampiro, sigue leyendo.

¿Cómo matar a un vampiro?

La literatura y el cine nos han dejado varias formas de acabar de una vez por todas con un no-muerto. Las más efectivas son las siguientes:

Hacer que se exponga a la luz solar

Si hay algo que mata seguro a un vampiro es la exposición a la luz solar. El tiempo que tarda en morir no está claro. A veces el vampiro se convierte en polvo en cuanto ve el sol y en otros casos se consume en una agonía que se prolonga durante minutos.

Así que si es de día se puede acabar con un vampiro simplemente descorriendo las cortinas o empujando al no muerto hasta la calle. Fácil, ¿verdad? Sin embargo puede que lo tengas complicado si es un día muy nublado. Los autores no se ponen de acuerdo sobre si los vampiros duermen obligatoriamente durante todo el día o pueden mantenerse activos siempre que no les de la luz del sol.

Por cierto, que en algunas películas como Blade vemos como los cazavampiros usan armas de rayos ultravioletas, pero no está claro que se puede matar a un vampiro con otra luz que no sea la solar.

Cortarle la cabeza

Por mucho poder de curación que tenga un vampiro, nadie sobrevive a que le separen la cabeza de los hombros. Algunas tradiciones dicen que aparte de decapitarle hay que llenarle la boca de ajos para que no resuciten. Sinceramente, no creo que haga falta ese ritual, y me parece más postureo que otra cosa, pero no cuesta nada seguir la tradición. Claro, que para cortarle la cabeza al nosferatu primero hay que encontrar la guarida donde duerme.

Otros dicen que una vez cortada la cabeza hay que enterrarla lo más lejos posible del resto del cuerpo o, mejor aún, quemarla.

Clavarle una estaca en el corazón

Sin duda este es el método favorito de los cazavampiros, que nunca salen sin unas cuantas estacas encima. Como ya sabrás, los vampiros están muy ligados a la sangre, así que destruir su corazón (órgano que bombea el fluido vital a todo el cuerpo) es mortal de necesidad. Y la mejor forma de hacerlo es con un  palo fuerte y bien afilado. Aquí lo más difícil es acertar, no creas que todo el mundo sabe localizar correctamente el corazón y golpear la estaca con la suficiente fuerza. Por eso es muy recomendable usar un martillo para que el golpe sea certero. Si no se corre el riesgo de que el vampiro sobreviva y ataque.

Se puede atravesar el corazón con otras cosas, como una lanza, una espada o, si se quieren guardar las distancias y se tiene buena puntería, con una bala (de plata a poder ser). Sin embargo, en determinadas tradiciones, solo vale con una estaca de madera, e incluso se especifica que tiene que ser de madera de rosal silvestre, álamo o fresno.

Hacer que muera de inanición

Conseguir que se achicharre al sol, cortarle la cabeza, atravesarle el corazón… Pueden ser métodos muy gore para acabar con un vampiro. Algunos autores hablan de una forma más “humanitaria” de hacerlo: dejando que el vampiro muera de inanición. Y es que estas criaturas no pueden aguantar mucho tiempo sin alimentarse de sangre humana.

Para evitar que el vampiro se alimente hay que encerrarle o encadenarle en algún lugar. En algunas historias simplemente se sella su ataúd con cadenas para evitar que salga por la noche.

Incinerar su cuerpo

Si alguna vez te encuentras con la tumba de un vampiro, lo mejor es prenderle fuego. En teoría así lo hacían en la antigüedad con cualquier muerto que temiesen pudiera volver a la vida. Además, el fuego es un elemento purificador en muchas culturas. En teoría, esta era la mejor forma de liberar el alma torturada del no muerto. Una vez reducido a cenizas, estas se enterraban en un cruce de caminos.

Otras formas de herir a un vampiro

En el folclore y el imaginario se recogen otras formas de dañar a los nosferatu, aunque algunas son tan poco creíbles como la propia existencia de los vampiros. Son estas:

Agua bendita: según la tradición cristiana los vampiros odian cualquier símbolo religioso, sobre todo las cruces y el agua bendita. En concreto, el agua bendita les causa graves quemaduras y puede llegar a matarles. Personalmente me parece exagerado, y siempre me queda la duda de que pasaría con los vampiros de otras confesiones religiosas.

Ajos: a mucha gente le desagrada el olor de los ajos. En el caso de los vampiros, la repulsión llega hasta el punto de hacerles huir despavoridos.

Estas son las formas más fiables de acabar con un chupasangre. ¿Conoces más medios para matar a un vampiro? Si es así, déjalos en los comentarios.

(Visited 140 times, 1 visits today)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no se publicará.