Recursos para escritores

Ejemplos de redundancias en el idioma que debes evitar

“Te vuelvo a repetir que no conozco de nada a ese señor”

La expresión “volver a repetir” no tiene sentido si la analizas lógicamente el uso de esos dos verbos no nos aporta ninguna información extra. Lo correcto habría sido decir:

“Te repito que no conozco de nada a ese señor” o “Te vuelvo a decir que no conozco de nada a ese señor”

Todos usamos redundancias, muchas veces sin darnos cuenta. Pero ya sea de forma consciente o inconsciente, estas repeticiones afean nuestro estilo y en la mayoría de los casos es mejor suprimirlas. Por eso quiero mostrarte algunos ejemplos de redundancias en el idioma que conviene eliminar de tus escritos.

Ejemplos de redundancias en el idioma

Al mismo tiempo

Bajar abajo

Subir arriba

Entrar dentro

Salir fuera

Callar la boca

Breve resumen

Antecedentes previos

Conocer por primera vez

Repetir de nuevo

Divisas extranjeras

Error involuntario

Funcionario publico

Rodeado por todas partes

Volar por los aires

Túnel subterráneo

Mendrugo de pan

Nexo de unión

Puño cerrado

Utopía inalcanzable

Monopolio exclusivo

Testigo presencial

Lapso de tiempo

Mi opinión personal

Volver a reiterar

Olvido involuntario

Réplica exacta

Supuesto hipotético

Regalo gratis

Ven aquí

Constelación de estrellas

Más mayor que

Autopsia del cadáver

Accidente fortuito

Minucia sin importancia

Principal prioridad

Años de edad

Si te detienes un poco verás que todas estas expresiones encierran una redundancia. Todos los errores son involuntarios por definición, un olvido siempre es involuntario y un mendrugo solo puede ser de pan.

¿Está mal usar redundancias? A pesar de mis palabras iniciales, no siempre. En ocasiones pueden funcionar como recurso estilístico, en cuyo caso hablamos de pleonasmo (vuelvo a recurrir a la RAE: “ Empleo en la oración de uno o más vocablos, innecesarios para que tenga sentido completo, pero con los cuales se añade expresividad a lo dicho, como en en fuga irrevocable huye la hora.”)

Lo importante es que sepas que algo está mal escrito y por qué. Como siempre dicen, en literatura para romper las reglas primero hay que conocerlas. Es entonces cuándo puedes empezar a jugar con las palabras.

¿Has oído más ejemplos de redundancias en el idioma? Te agradeceré que los compartas en los comentarios para poder añadirlos a la lista.

(Visited 741 times, 1 visits today)

8 comentarios en “Ejemplos de redundancias en el idioma que debes evitar”

    1. Hola, Guadalupe,

      Es una redundancia porque “mismo” no añade nada a la expresión. Es decir, que podemos reflejar la misma idea diciendo simplemente “al tiempo”.
      Te pongo un ejemplo. Compara estas dos frases:
      Al mismo tiempo que hacía la colada preparaba la cena
      Al tiempo que hacía la colada preparaba la cena
      Las dos dicen lo mismo, pero la segunda es más correcta porque no hay redundancia. Espero habértelo aclarado un poco :).

  1. Hay cosas que no son redundantes. “Testigo directo” no tiene por qué ser una redundancia, porque se usa para diferenciarlo del “testigo de referencia”. “Principal prioridad” me provoca dudas. Creo que puede no ser una redundancia si existen una serie de prioridades, dentro de las cuales hay una que es aún más acuciante.

    1. Para mí testigo es alguien que ve los hechos en directo. En cuánto a principal prioridad, la RAE dice que prioridad es Anterioridad de algo respecto de otra cosa, en tiempo o en orden; por lo que siempre en una lista solo habría una a la que pudiesemos llamar prioridad, por ser la primera. Es un poco lioso, sí. Aquí hay material para el debate,¿algún lingüista en la sala?

      1. Supongo que depende del contexto. Pero en un ámbito judicial, la diferencia entre un testigo directo y un testigo indirecto o de referencia puede suponer la diferencia entre una condena o una absolución. Un testigo directo de una agresión es quien la ve; un testigo indirecto es alguien a quien una persona le ha contado que le han pegado.

        En el tema de prioridades… Comprendo que desde una perspectiva puramente lingüística “principal prioridad” suene redundante; sin embargo, es una expresión útil en la práctica. En la empresa para que tengo servicios existen cuatro objetivos prioritarios de los cuales uno es más prioritario que otro. No se me ocurre una forma mejor -respetando la economía verbal- que principal prioridad.

        Muchas gracias por responder y dar tu opinión. Me gusta mucho tu página web.

        1. Tienes razón en lo del contexto. Creo que depende de lo estrictos que nos pongamos en la definición de cada palabra.
          Gracias a ti por comentar, me alegra que te guste el sitio ;).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no se publicará.