Relatos cortos

Un mal sueño

Anoche tuve un sueño horrible.

No estaba en su habitación, ni en ningún otro lugar de la casa. Lo buscaba por todos lados, moviéndome con piernas temblorosas, pero no lo encontraba por ninguna parte. Nada que me diese siquiera una pista de su paradero. Quizás alguien se lo había llevado durante la noche, aunque puertas y ventanas estaban  cerradas a cal y canto.

Aún en camisón, salía al rellano gritando y llamando a la puerta de todos los vecinos. Pero en vez de darse prisa para ayudarme se quedaban observando a través de la mirilla mientras cuchicheaban entre sí, asustados.

Tampoco me hacían caso en la calle. Afuera llovía a mares, y los pocos paseantes que había se apartaban de mí cuando me acercaba para suplicarles ayuda.

Fue un sueño espantoso.

Me desperté bañada en sudor cuando la enfermera vino a darme la medicación. Lo primero que hice fue ir corriendo a la habitación. Al entrar suspiré aliviada.

Mi bebé seguía allí, flotando tranquilamente en el frasco de formol.

(Visited 27 times, 1 visits today)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no se publicará.