Solo soy un escritor fantasma

Alguien que intenta que sus historias salgan de las sombras. No aspiro a ser famoso, pero sí a llegar al máximo número posible de lectores. Así que abrí este espacio para publicar todo lo que escribo. Por aquello de llevar un orden, he creado varias secciones onde agrupar mis contenidos. Son estas:

Escribir es mi afición, pero también mi modo de vida. En la realidad me gano las habichuelas escribiendo para blogs y webs de toda clase. Supongo que en el fondo puedo considerarme un escritor fantasma de verdad. Si quieres que escriba para ti, no tienes más que pedirlo.

¿Buscas un escritor fantasma?

Contrata mis servicios de escritor por encargo.
Sobre mí

Segoviano aspirante a Quijote y admirador de Sancho Panza. Creo que la pluma gana a la espada.

Yo solo poseo una de las menos importantes cualidades necesarias para escribir: la curiosidad.

Doris Lessing.

Escribo

Relatos de ficción, curiosidades, artículos de interés...Y en general todo lo que me pase por la cabeza.

Cómo me convertí en Escritor Fantasma

logo escritor fantasma

No estoy del todo de acuerdo con la frase de Doris Lessing (la curiosidad me parece una cualidad bastante importante para escribir) pero me identifico con ella, porque nunca en mi vida he estudiado nada que me preparase para ser un escritor.

En primer lugar, fui un chico de ciencias, y he terminado dedicandome al marketing online, actividades ambas alejadas de la literatura. Tampoco he ido nunca a uno de esos talleres de coaching literario que tanto se llevan ahora.

Lo que sí he hecho, y mucho, ha sido leer. 

No recuerdo cual fue el primer libro que devoré. Tal vez se tratara de El Principito, o el Diario de Ana Frank, o quizás algún ejemplar de Pesadillas de R.L. Stine. El caso es que cuando empecé, ya no pude parar y con el tiempo pasé de Ana Frank a Holden Caulfield y cambié a R.L. Stine por Stephen King. Todos los sábados sin falta me iba hasta la biblioteca municipal y allí pasaba el rato buscando algún libro que llevarme a la boca (una costumbre que aún conservo).

Supongo que cuando uno lee tanto, el siguiente paso natural es crear sus propias historias. Por eso abrí un blog, primero en blogspot y firmando con un seudónimo (Escritor Fantasma, en efecto). La cosa fue bien; no porque me leyera mucha gente, sino porque los pocos que me leían decían que mis relatos les gustaban. Después hubo un parón de varios meses sin escribir ni una linea, más por pereza que por otra cosa.

Hace bien poco (estoy hablando del 2016) decidí retomar la afición y llevarla hasta sus últimas consecuencias (sean las que sean). Como en la vida real trabajo en el mundo del marketing online, hice mi propia web (esta que ves) y me lancé de nuevo a la escritura. Por cierto que ya no escribo solo relatos, sino artículos sobre temas que me interesan. Y creo que si te has leído esta breve introducción ya estás más que listo para pasarte por mi blog y echar un vistazo.

(Visited 1.430 times, 6 visits today)